Imprimir

13 años trabajando desde el corazón

Valoración del Usuario:  / 5
MaloBueno 

 13aniversario 

Por: Sara Martin García

“Se ha tenido que trabajar mucho para que Fundación ACOBE siga adelante. El año pasado pensábamos que todo se acababa”, comenta uno de mis compañeros. 

 Amanece otro día más en la oficina. Estoy en acogida. Mariluz, la directora, dice que es la parte más importante de nuestro trabajo, es el primer contacto con las personas. Llega una señora a ACOBE y empieza a preguntarme por muchos de los que ya se han convertido en mis compañeros de viaje en esta aventura que son las prácticas universitarias. Otros nombres son totalmente desconocidos para mí. Quiere verlos, los recuerda con mucho cariño. Era socia en el antiguo local. ¿Socia? ¿Qué me he perdido?

ACOBE nació como una pequeña Asociación que, años más tarde, se convertiría en Fundación. El azar o el destino quiso juntar a personas de distintas nacionalidades, con muchas ganas de aportar su granito de arena para cambiar la sociedad y ayudar a todas esas personas que han tenido que salir de su país, tanto por razones políticas como económicas. “Coincidió con las grandes migraciones bolivianas a España y, aunque en nuestros inicios pretendíamos visibilizar la situación de desprotección de las personas bolivianas que migraban, también desde el principio siempre se ha acogido y trabajado con todas las personas sin importar su nacionalidad, ideología, creencias o su situación administrativa”, me cuenta mi tutor de las prácticas. “Al principio era todo gratuito, es decir, estábamos trabajando de forma voluntaria”, añade una de sus fundadoras. “Poco a poco hicimos funcionar todos los servicios. Las áreas laboral y legal estuvieron desde el principio y, más tarde, formación”.

El compañerismo y el buen rollo es una de las características de esta pequeña familia. Como dice uno de mis compañeros: "Si no sabes algo, siempre tienes a alguien por detrás que te cubre las espaldas". Y es cierto. Nunca vas a sentirte sola. Los que están desde el principio han tenido que vivir momentos muy duros. Casi ven destruido su sueño debido a los recortes en las subvenciones y algunos pensaron en abandonar. Otros lo hicieron. “Es un trabajo muy sacrificado, muchas veces no sale como tú quieres o no puedes conseguir lo que quiere la gente”, me dice una de las compañeras que se incorporaron al principio. Algo que me ha resultado muy curioso es que la gran mayoría entraron en ACOBE de la misma manera: de casualidad. No se esperaban acabar trabajando aquí y ahora no quieren bajarse del barco.

Como soy -casi- periodista, soy bastante preguntona y me encanta que me cuenten historias antiguas. Me gusta interesarme por el sitio en el que trabajo, aprendes mucho y descubres si encaja con tu manera de ver la vida o si te has equivocado de lugar. “Casi todas son anécdotas que uno recuerda con cariño”, me dice un compañero entre risas cuando pido que me cuenten alguna batallita. “Y de las desagradables, no te acuerdas, las ocultas en un lugar del cerebro o las olvidas. Aunque haya algunas situaciones duras, es un trabajo bastante gratificante”.

Las adversidades y los malos momentos no han conseguido quitarle la ilusión esta gente que trabaja aquí. Es un lugar que sientes como tu casa, aunque acabes de llegar. Por eso, felicidades, a ti, a los que te forman y todo lo que has conseguido. Y que cumplas muchos más.

Sara Martin Garcia, es estudiante de periodismo de la URJC, actualmente realiza prácticas profesionales en ACOBE.

Aniversario13AnosACOBE

Aviso legal ley de servicios de la sociedad de la información y correo electrónico (ver contenido)

Nos gustaría colocar cookies en su ordenador para ayudarnos a hacer este sitio web mejor. Para obtener más información sobre las cookies, consulte nuestra política de privacidad. To find out more about the cookies we use and how to delete them, see our privacy policy.

I accept cookies from this site.

EU Cookie Directive Module Information