Imprimir

Contra el racismo, nuestras voces de colores

Valoración del Usuario:  / 2
MaloBueno 

DiversidadCultural

(Por: Sara Martín García)

Hoy, 21 de marzo, Día Internacional Contra la Discriminación Racial, es una buena ocasión para unirnos contra de las desigualdades raciales. En pleno siglo XXI todavía hay gente que cree que debemos ser tratadas/os –y tratar a los demás- de diferente manera según el color de nuestra piel. O según la religión que practiquemos. O según el lugar en el que hayamos nacido (os recuerdo que nadie lo elige). Y me da pena. Son seres grises, acostumbradas a su zona de confort.

 

El racismo no es algo innato, se aprende. En los centros educativos no se deberían tolerar las discriminaciones de ningún tipo. Ah, se me olvidaba. Los medios de comunicación también nos educan. Y deberíamos reinventarnos, compañeros/as. Intentemos usar un lenguaje más inclusivo, donde de igual la nacionalidad del individuo y prime aquello que ha hecho. Sí, amigos/as que trabajáis para grandes medios, eso que hacéis también acentúa este problema. El cerebro humano solo guarda la información que le interesa. Aportemos nuestro granito de arena e intentemos cambiar las cosas. Somos el cuarto poder, que no se nos olvide.

Deberíamos ser un poco más empáticos y pensar que no se cruza medio mundo por gusto. Nadie abandona su tierra, a sus amigos/as, a su familia, por placer. Lo hace por necesidad. Al igual que lo hicieron miles de personas hace menos de 100 años en España. Parece que la historia solo nos gusta recordarla cuando la podemos utilizar a nuestro favor. Al igual que lo haremos muchos/as de nosotros/as, jóvenes que estamos asfixiados. Que queremos una vida mejor, no depender de nuestros padres. Y que nuestros padres puedan disfrutar de esas cosas que tanto les ha costado conseguir. Eso no significa que nos sea fácil dejar todo atrás. Simplemente, necesitamos crecer. Tanto económicamente como de manera personal. Volar, ser libres.

A todos y todas os animo a que os sentéis en la misma mesa que alguien que venga de otro país y le preguntéis: y tú, ¿qué quieres en la vida? Habla con gente que ha huido de una guerra. Que esté perseguida –y amenazada- por bandas y mafias. Que no pueda volver por miedo a morir. Estoy segura que sus respuestas os van a sorprender mucho. Queremos las mismas cosas: ser felices rodeados/as de los/as nuestros/as.

El intercambio cultural es necesario e importante. Es necesario porque te abre los ojos –y el corazón- a otras realidades. Algunas veces son parecidas a la tuya pero, en la mayoría de los casos son totalmente opuestas. Ni te imaginas lo que una persona ha pasado mientras que tú te estabas quejando porque papá y mamá no te daban más dinero para golosinas. Y es importante porque alimenta al ser humano y nos ayuda a evolucionar.

La única raza que debería existir, es la raza humana. Intentemos que así sea. 

 

Sara Martín García es estudiante de periodismo, actualmente realiza prácticas profesionales en Fundación ACOBE.

Aviso legal ley de servicios de la sociedad de la información y correo electrónico (ver contenido)

Nos gustaría colocar cookies en su ordenador para ayudarnos a hacer este sitio web mejor. Para obtener más información sobre las cookies, consulte nuestra política de privacidad. To find out more about the cookies we use and how to delete them, see our privacy policy.

I accept cookies from this site.

EU Cookie Directive Module Information