Imprimir

Los años del sufrimiento

Valoración del Usuario:  / 5
MaloBueno 

Refugio Alambre 

Por: Sara Martín García

Seis años han pasado desde que empezó el terror en Siria. Seis años de devastación que está dejando heridas muy profundas en su población. Invisibles e imborrables. Por no hablar de los daños materiales en sus ciudades. Está perdiendo su belleza y está tiñéndose de un color rojizo. Rojo guerra.

Siria quiso imitar a sus vecinos Líbano, Túnez y Egipto en esta Primavera Árabe, pero le ha salido muy mal. Lo que empezó como un alzamiento pacífico contra el desempleo, la corrupción, la falta de libertad y la alta represión del Gobierno de Asad, ha terminado convirtiéndose en un conflicto mundial, donde cada país está escogiendo un bando u otro acorde a sus intereses. Una revolución que ha dejado entre 320.000 y 450.000 muertos y que ha obligado a huir del país a 5 millones de personas, de las cuales un 80% son mujeres y niños. La Unión Europea ha dado refugio solo al 3,5 % de los 160.000 refugiados acordados en 2016. Entre seis y ocho millones de personas se mueven por el territorio sin saber dónde acabarán. Los ancianos ni se molestan en salir, han asumido que su final está allí. Estos datos no van a parar de crecer. La guerra no cesa.

Según el nuevo informe de Save The Children, las nuevas generaciones están –y estarán- marcadas por esta guerra. Los niños se están quedando sin infancia. Algunos han interiorizado tanto el sonido de las explosiones que cuando llegan a los campos de refugiados se sienten confusos y angustiados. Han nacido en la época del miedo. Criaturas llenas de contradicciones. No quieren ir al colegio, no quieren jugar. No quieren salir a la calle por si tienen la misma desdicha que sus vecinos. Sin embargo, han aumentado los suicidios y el consumo de drogas. No pueden más, necesitan huir de esta realidad que les atormenta. Sus pequeñas mentes no están preparadas para el peor de los destinos. Están creciendo antes de tiempo. El futuro del país está emocionalmente destrozado.

¿Imaginas despertarte por el sonido de una bomba? ¿Tener que abandonar a tu familia? Siempre que tengas la suerte de tenerlos a todos. ¿Llegar a un país en el que solo eres una cifra? ¿Un número? Gobierno. Rebeldes. Potencias mundiales. Y la guerra la está pagando la población civil. Irónico, ¿no? Siempre pierden los mismos. Y Siria lo está comprobando. 

Por: Sara Martín García

(Sara Martín García es estudiante de periodismo, actualmente realiza sus prácticas profesionales en Fundación ACOBE)

15MarGuerraSiria

Aviso legal ley de servicios de la sociedad de la información y correo electrónico (ver contenido)

Nos gustaría colocar cookies en su ordenador para ayudarnos a hacer este sitio web mejor. Para obtener más información sobre las cookies, consulte nuestra política de privacidad. To find out more about the cookies we use and how to delete them, see our privacy policy.

I accept cookies from this site.

EU Cookie Directive Module Information