Imprimir

¿Por qué vine?

Valoración del Usuario:  / 2
MaloBueno 

diamigrante  ¿Por qué vine? - Perspectiva de un refugiado en España

Por: Majid H.R.

Parte de la vida de un ser humano es aprender de todos los problemas a los que se enfrenta, pero a veces nos vemos atrapados en situaciones que, en un solo día o en un solo instante, pueden significar la vida o la muerte. Resulta extremadamente duro enfrentarse a estas circunstancias y, a veces, puede parecer imposible.

Es muy duro dejar nuestro propio país, un bello remanso de paz en el que desde que nacimos disfrutamos de la familia, la niñez, la educación, los servicios, instituciones y desarrollado nuestra profesión, incluso llegando a ser conocido públicamente.

Eso es a lo que yo me enfrento. No puedo contar toda mi historia para no comprometer mi seguridad y la de mi familia, pero siendo periodista diré que cuando vemos la amenaza de la muerte sobre nosotros, es sabio apartarse de esa circunstancia, ya primero necesitamos estar seguros para poder enfrentarnos a lo que nos depare la vida.

Después de sufrir amenazas e intentos de asesinato motivados por mi actividad periodista, decidí trasladarme junto con mi familia a un lugar seguro donde pudiéramos estar a salvo. Hoy, unos años más tarde, siento la necesidad de escribir algo al haber encontrado a otras personas en situaciones parecidas a la mía. Ahora sé que no era el único que pasaba por esto; millones de personas como yo han pasado y siguen pasando por situaciones así. Es por ello que puedo afirmar que en el mundo actual los problemas que obligan a las personas a solicitar refugio tienen su origen en la violación de los derechos humanos, el extremismo religioso, el terrorismo, las guerras, el hambre, la pobreza extrema y el cambio climático. Esto empuja a muchas personas a huir por cualquier vía aunque sean peligrosa, como la ruta por el mar, para salvar sus vidas y alcanzar un lugar seguro.

No obstante, incluso huyendo, no siempre pueden escapar de los problemas. La mayoría de los países se autodenominan defensores de la paz y los derechos humanos, sin embargo, aunque muchos tienen gran cantidad de recursos naturales y riquezas se niegan a dar refugio a otras personas; así pues muchas personas tienen que transitar de un sitio a otro buscando refugio, llegando a perder incluso la vida en el camino o en el mar.

Según un informe de Amnistía Internacional, desde 2018, 25,9 millones de personas han emigrado de su país a otros sitios. Más de la mitad son menores. Dicho informe recoge que la mayoría de estas personas procede de Siria, Sudán del Sur, la República del Congo, Afganistán e Irak; una última actualización de mayo de 2019 incluye a 4 millones de personas desplazadas procedentes de Venezuela.

El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) promueve desde 1950 que los países miembros tomen medidas para ayudar a las personas que solicitan refugio. En este sentido, la Unión Europea desarrolla un papel importante: muchos de sus países miembros han acogido a personas refugiadas. España ofrece ayuda sin ninguna discriminación por raza o religión y nos hace sentir realmente a salvo. El gobierno español y los ciudadanos españoles respetan los derechos de los extranjeros —un ejemplo son las muchas ONG, fundaciones y oficinas de la administración pública que ayudan a las personas refugiadas a aprender el idioma, encontrar oportunidades de empleo, cubrir necesidades básicas de vivienda, comida, salud, asistencia legal y otros servicios necesarios para la vida diaria—.

El 20 de Junio se recuerda el Día Internacional de las Personas Refugiadas y este tipo de instituciones nos dan la oportunidad, no solo a mí, sino también a otras personas en mi misma situación de hablar y compartir nuestras experiencias y opiniones con algunos funcionarios de la administración en distintos eventos, como el celebrado en el Ayuntamiento de Arganda del Rey, donde ha sido un honor participar con mi testimonio. Creo que es importante destacar la capacidad de este país para acoger a las personas inmigrantes y refugiadas a pesar de las propias crisis que han tenido que sobrellevar.

Quiero terminar este artículo con esperanza y buenos deseos para este país y su gente, para que sigan en la senda del progreso y para que otros países sigan su ejemplo.

 

Aviso legal ley de servicios de la sociedad de la información y correo electrónico (ver contenido)

POLÍTICA DE PRIVACIDAD (ver contenido)

Nos gustaría colocar cookies en su ordenador para ayudarnos a hacer este sitio web mejor. Para obtener más información sobre las cookies, consulte nuestra política de privacidad. To find out more about the cookies we use and how to delete them, see our privacy policy.

I accept cookies from this site.

EU Cookie Directive Module Information